La izquierda frenó a la extrema derecha y ganó en Francia

Internacionales 08 de julio de 2024 Por Prensa
Los resultados suponen un revés para la líder ultraderechista, que aunque gana diputados fracasa en su intento de lograr una mayoría.
jean-luc-melenchon_98

La extrema derecha encabezada por un Le Pen perdió la posibilidad de llegar al poder en una segunda vuelta electoral. Los frentes republicanos o córdon sanitarios en los balotajes de más de cien bancas se mantuvieron firmes y frenaron su avance como mayoría o, siquiera, primera minoría en la Asamblea Nacional. Se evitó una deriva antidemocrática y se abrió un escenario muy distinto: la sorpresiva victoria del Nuevo Frente Popular (NFP), una coalición de fuerzas de izquierda y centro-izquierda, generó esperanzas en muchos y una crisis en otros. 

El mensaje popular frente al avance de Reagrupación Nacional (RN), la fuerza liderada por Marine Le Pen, fue contundente. Pasó de ganar la primera minoría a nivel nacional a quedar tercera en la segunda vuelta. Entre el primer y el segundo resultado hubo solo una semana y la participación, aunque se prevé récord, no sería tan diferente a la del domingo 30 de junio. En otras palabras, no se amplió el electorado, sino que funcionó la concentración de votos en contra de la extrema derecha. 

Por el contrario, la relación de fuerzas de la futura Asamblea Nacional, la cámara baja en Francia, dejó una imagen menos clara. La oferta electoral se había dividido en tres grandes coaliciones o fuerzas y una derecha tradicional, Los Republicanos (LR), divididos y desdibujados. El NFP -compuesto por la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, los comunistas, los ecologistas y el Partido Socialista- obtuvo la primera minoría con 182 bancas. Segundo se ubicó el oficialista Ensemble del presidente Emmanuel Macron y sus aliados con 168. La RN de Le Pen quedó tercera con 143. Finalmente, los derechistas de LR se ubicaron en el cuarto lugar con 45 escaños. 

Hasta ahora, las fuerzas que componen el oficialismo de Macron sumaban 250 bancas y contaban con el aceitado apoyo de LR y sus 61 diputados para sus reformas más cuestionadas por la izquierda y centro-izquierda. A partir de ahora, aún si unieran fuerzas, quedarían lejos de la mayoría absoluta de 289 votos que se necesita para formar gobierno y aprobar leyes. Por eso, el primer ministro y hombre de Macron, Gabriel Attal, respondió al llamado de Mélenchon y anunció que este lunes renunciará junto a su gabinete.

Eso sí, aclaró que seguirá en el cargo "mientras sea necesario". En otras palabras, una renuncia, por ahora, vacía ya que todos los franceses saben que el proceso de negociaciones que se abre a partir del lunes para formar Gobierno será largo, difícil y, sobretodo, muy tenso. 

banner-wapp2

Te puede interesar