COMENZÓ EL JUICIO POR EL FEMICIDIO DE MILAGROS MELINA FLORES

Policiales 19 de septiembre de 2023 Por Rouse Leonor
En la Sala VII del Tribunal de Juicio comenzó la audiencia de debate seguida contra Oscar Emanuel Rodríguez (28), imputado por el delito de homicidio triplemente calificado por la relación de pareja preexistente, alevosía y por mediar violencia de género en perjuicio de Milagros Melina Flores (24).
65872-postergan-el-inicio-del-juicio-por-el-femicidio-de-milagro-flores-por-incomparecencia-de-la-defensa (1)

El juicio se lleva a cabo con tribunal colegiado integrado por los jueces Paola Marocco (presidenta), Javier Aranibar (vocal interino) y Federico Diez (vocal). Por el Ministerio Público interviene la fiscal Mónica Poma. La defensa del acusado está a cargo de Rodrigo Palazzo.

Durante la primera jornada se llevó a cabo la lectura de la requisitoria fiscal de elevación a juicio y, seguidamente, comenzó la recepción de pruebas testimoniales. El imputado se abstuvo de declarar.

Hoy comparecieron la madre y el padrastro de la víctima, un efectivo policial y vecinos de La Merced.

La madre de Milagros Melina Flores sostuvo que conocía a Rodríguez por su apodo, “Chuky”, y que luego supo que estaba saliendo con su  hija. La propia Melina se lo contó. Le mencionó que él había comenzado a hablarla cuando volvía del colegio. Con el tiempo iniciaron una relación que ella no aprobaba porque no le gustaba el entorno del muchacho. Por esta razón Rodríguez no iba a su casa y no tenía mucho trato con él.

Dijo que la pareja tuvo una hija y que, en un primer momento, él no la quiso reconocer. Luego del nacimiento, ambos convivieron alrededor de dos años en un inmueble ubicado a dos cuadras de su domicilio, pero era una relación inestable y su hija “iba y venía”, aclaró.

La testigo sostuvo que unas dos semanas antes del hecho, Melina ya había decidido terminar con Rodríguez y quedarse definitivamente en su casa. Manifestó que su hija trabajaba en una finca y estudiaba en un terciario en El Carril, por lo que ella se hacía cargo de cuidar a su nieta (en 2020 tenía 3 años de edad).

Dijo que Melina le contó que estaba cansada del acusado y que tenían problemas por sus celos, su desconfianza y porque no aportaba económicamente para el sustento de la niña. La testigo señaló que Rodríguez no tenía trabajo estable y solo hacía “changas”.

Mencionó que una vez Melina llegó a su casa con un hematoma en la cara. Primero no le quiso contar qué le había pasado pero, ante su insistencia, le dijo que Rodríguez le había dado “una piña”. Indicó que sabía que su hija lo había denunciado en una oportunidad por hechos de violencia.

También sostuvo que Melina le había inventado a su expareja que estaba saliendo con alguien para que se alejara de ella. Esto, porque el acusado no quería aceptar la ruptura y la acosaba. Comentó que su hija le decía al acusado que salía a bailar pero no era cierto.

Sobre el día del hecho, la madre de la víctima relató que la joven salió temprano para ir a trabajar a la finca y regresó al mediodía para buscar a su hija, que estaba en casa de la familia de Rodríguez. El imputado las acompañó hasta su domicilio. El padrastro de Melina la vio a ella, a su hija y al imputado llegar juntos mientras lavaba el auto en la puerta de su vivienda.

La mujer continuó relatando que Rodríguez no se quedó y que Melina almorzó y salió nuevamente de regreso a la finca, para continuar la jornada laboral.

“Al rato escuché un disturbio afuera. Una nena –vecina- llegó gritando, diciendo que la estaban matando a mi hija. Corrí y la vi tirada, agonizaba, estaba llena de sangre. Una vecina la había socorrido poniéndole unos paños en el cuello para detener la sangre. Mi marido llamó a la ambulancia”, recordó la testigo. Sostuvo que en el lugar había varias personas pero no alcanzó a ver al imputado. Pudo observar un cuchillo tirado junto a su hija. Dijo que era igual a uno que ella había visto en una ocasión en el inmueble donde Melina había convivido con Rodríguez. “El mango era raro, tenía la hoja gruesa”, indicó.

El hecho que se juzga ocurrió el 12 noviembre de 2020, en un terreno baldío ubicado en barrio San Nicolás de la localidad de La Merced. Ese día, después del mediodía, el acusado interceptó a su expareja y le causó múltiples lesiones con un arma blanca en la zona del abdomen, cuello, brazos y piernas. Los pedidos de auxilio de la víctima alertaron a vecinos y transeúntes que acudieron en su ayuda. El agresor arrojó el cuchillo cerca de la joven y se dio a la fuga.

Flores fue trasladada al hospital San Bernardo donde  falleció el 16 de noviembre por shock hipovolémico por lesión vascular grave con arma blanca. Rodríguez fue encontrado en su domicilio, lesionado en ambas muñecas, por lo que debió ser hospitalizado.

banner-wapp2

Te puede interesar