LA GUERRERA FLORENCIA

Ahora 24 de abril de 2021 Por Rouse Leonor
La pequeña se recupera con gran fortaleza luego de varias complicaciones de salud. La pequeña "Niña Guerrera" unió en oración a la comunidad de General Güemes.
Copia de 2 0 2 1 (2)

Florencia Agustina Gonza, cuando aún no había cumplido un año de vida, fue diagnosticada con una falla hepática fulminante. Meses después, el día 1 de julio del 2014, tuvo su primer trasplante de hígado, recibiendo un órgano cadavérico en el hospital Garraham, de la Capital Federal.

La operación fue exitosa pero incluyó varios viajes posteriores a Buenos Aires para que le hagan controles en forma periódica. Pero la vida seguiría poniendo a prueba la valentía de Florencia. Poco después, la presencia de un virus, que ingresó en sus vías biliares, fue deteriorando el hígado hasta obligar a los médicos a realizarle un nuevo trasplante.

"Lamentablemente un virus muy potente afectó su nuevo hígado. El segundo trasplante se le realizó en el año 2017, pero esta vez con un pedacito de hígado de una persona viva, debido a que este órgano puede llegar a regenerarse", informó su tía Laura, quién se hizo cargo de sus dos hermanitas, de 5 y 10 años, para que Florencia con su mamá pudieran realizar los viajes a Buenos Aires.

Si bien la segunda operación también fue exitosa, se sabía que unos años después deberían realizarle un nuevo trasplante con otro órgano cadavérico. Los viajes al Garraham, en forma periódica, continuaron ya que era fundamental mantener limpios los drenajes.

"Su salud fue con alternancias; un tiempo estaba bien, después tenía serias recaídas. Por esa razón ingresó nuevamente a una lista de espera para un nuevo trasplante. Por suerte, Florencia consiguió otra vez un hígado y la operación se llevó a cabo el pasado sábado 17 del 2021", relató la tía Laura.

El tercer trasplante al que fue sometida Florencia duró 13 horas, la operación dio inicio a las 17 y se interrumpió a las 6 de la mañana de un domingo. Durante la operación, la Niña Guerrera sufrió tres paros cardíacos, de los cuales pudo ser reanimada, pero la operación tuvo que ser suspendida.

"Nos preocupamos mucho por esa mala noticia, su estado era crítico, pero ella nos demostró que tiene muchas ganas de vivir, se despertó el lunes y estaba de buen ánimo, se veía recuperada por lo que los médicos decidieron continuar con la operación el martes 20", contó su tía.

La segunda parte de la operación duró 9 horas y fue exitosa. En estos momentos Florencia está siendo ayudada por una cámara de oxígeno para respirar y dormir con tranquilidad.

"Solo esperamos que se recupere para tenerla con nosotros. Es un ejemplo de vida, su fortaleza y ganas de vivir fueron fundamentales para que todo saliera bien", manifestó Laura.

Para Florencia, este no será más que un paso en su lucha por vivir, no solo porque deberá medicarse de por vida, sino porque durante sus cortos 8 años tuvo que consumir muchos medicamentos y esto trajo como un daño colateral, el deterioro de sus riñones.

"Lamentablemente sus riñones están muy dañados y ya nos anticiparon que deberá ser sometida también a un trasplante de esos órganos, más adelante", adelantó.

 

banner-wapp2

Te puede interesar