TORRICO PODRÍA QUEDAR LIBRE EN EL 2023

Ahora 08 de abril de 2021 Por Rouse Leonor
En menos de dos años el asesino más importante en la historia criminal de Salta, Marcelo Alejandro Torrico, autor junto a un cómplice del secuestro, violación y asesinato de los hermanitos Leguina en 1998, debería quedar en libertad tras cumplir 25 años de condena.
5de00c827aff5-screen-and-max-width480px_480_360!

 la jueza Ada Zunino, quien tiene a su cargo la causa desde hace tres años, sosteniendo que no existe ningún hecho que pudiera significar un agravante en la pena impuesta al despiadado asesino, ni siquiera la fuga que protagonizó en 2006 donde estuvo ocho meses prófugo de la justicia.

Consultada por la libertad del reo, apuntó que “la condena del señor Torrico se vence a fines del 2023. Con él tengo un trato asiduo dado que interpone recursos de habeas corpus por distintas cuestiones que se suscitan por su encarcelamiento”. Dicho esto explicó que en el país “no hay cadena perpetua, es una cuestión semántica, es decir, no hay reclusión de por vida”.

Explicando la cuestión jurídica argentina, Zunino señaló que no se trata de algo “discrecional” sino que es “obligatorio” donde los jueces están para hacer cumplir las leyes: “Si yo como jueza de la provincia encuentro las pericias psicológicas donde señalan que la persona no reviste ningún grado de peligrosidad y me niego a darle la libertad la provincia estaría recayendo por mi accionar en una responsabilidad civil donde Torrico podría interponer una acción por daños y perjuicios contra la provincia”.

Según informes periódicos Torrico tiene buena conducta en el sistema carcelario por lo que “se ha solicitado una nueva pericia psicológica desde el Poder Judicial, entiendo que el señor Torrico tiene sus excusas o sus reticencias a ser evaluado nuevamente por el Sistema Carcelario porque dice que ya tienen un preconcepto acerca de su personalidad”. De todas maneras, la magistrada recalcó que por más que una pericia psicológica indique que se trata de un individuo peligroso “no puedo condenarlo porque sea peligroso porque estaría condenando una personalidad y no un acto”. 

Te puede interesar