CONMOCIÓN EN EL AUTOMOVILISMO: MURIÓ ALBERTO CANAPINO

Deportes 15 de febrero de 2021 Por JAVIER MAMANI
Dolor en el automovilismo argentino por el fallecimiento de Alberto Canapino considerado uno de los mejores preparadores del país. Alistó a once autos que fueron campeones del Turismo Carretera, entre ellos los cuatro que logró su hijo Agustín Canapino en 2010 y de 2017 a 2019. Su salud se complico tras padecer Covid 19.
CANA2

Alberto Canapino contrajo el virus hace diez días y según informó una fuente cercana a la familia, no tenía enfermedades preexistentes. Estaba internado en el Sanatorio Otamendi de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y ayer se complicó su estado por lo que fue derivado a terapia intensiva. Hoy a las 14:15 su cuadro se complicó y falleció tras sufrir un paro cardíaco.
 
Canapino llegó al automovilismo grande de la mano de su coterráneo, Luis Rubén Di Palma, quien por iniciativa del padre de Alberto, le pidió si podía darle una oportunidad a su hijo, un joven entusiasta que empezó a hacer sus primeras armas a principios de los años ochenta. Fue ahí cuando el Loco le permitió meter mano en un Volkswagen 1500 que resultó ganador en la primera fecha del TC 2000 de 1986 en Balcarce. El veterano piloto ganó, pero su auto fue objetado por los aditamentos aerodinámicos como el alerón trasero y otro pequeño en la parte posterior del techo. Esas variantes debieron ser quitadas para la próxima carrera, pero el coche fue revolucionario y anticipó cuatro años lo que iba a pasar en la categoría cuando en 1990, todos sus autos usaron alerones y otros elementos.

Canapino fue un apasionado del automovilismo y hasta brindó cursos para forma técnicos y otros profesionales que quisieran estar vinculados a este deporte y poder trabajar en el mismo. Creó el Instituto de Automovilismo Deportivo (IAD) que desde hace más de una década brinda mano de obra en las diversas categorías.

Además, llegó a involucrarse en el Dakar con un vehículo que preparó un vehículo ciento por ciento argentino para la categoría autos, que supo completar la carrera más dura del mundo.

Por último, el propio Traverso, a pesar las diferencias que los separaron de forma profesional, reconoció hoy en diálogo con el programa radial Mundosport que “era un genio. Aprendió de la mano de Oreste Berta y dejó muchas cosas en el automovilismo”.

Te puede interesar