EL MANTECOL VUELVE A SER ARGENTINO

Sociedad 08 de julio de 2022 Por Agostina Morales
Después de 21 años Georgalos logró recuperar la marca.
Screenshot_20220708-162446-01

Mantecol volvió a manos argentinas después de estar 21 años en poder de una multinacional. Pasaron varias décadas pero todos recuerdan el jingle “Por la vida contenta voy, saboreando el rico Mantecol” que cantaban los queridos personajes de Manuel García Ferré. Los avisos no faltaban en ningún número de Anteojito. El postre de maní creado por Georgalos en 1940 se convirtió en un genérico. Infaltable en las mesas navideñas, sus ventas nunca pararon de crecer por décadas. Georgalos acaba de cerrar con Mondelez la operación de compra. Adquirió la planta de Victoria y absorberá a sus 600 trabajadores. Además compró Bazooka, Lengüetazo, Jirafa y Palitos de la Selva.


La historia de la creación de Mantecol, es la vida misma de unos inmigrantes provenientes de Polonia que escapando de la ocupación alemana trajeron el secreto del postre de maní derivado del halvá. La familia Georgalos vivía en la isla griega de Chios, trabajaban un negocio de ramos generales que les permitió mandar a su hijo Miguel a estudiar pastelería. Pocos días antes de la ocupación se subió a un barco y terminó en Buenos Aires en setiembre de 1939.

Cuentan que Miguel levantaba bolsas en el puerto, mientras pensaba como crear su negocio propio, como sus padres. Pensó que quizás podría traer “halvá”, ese postre que había aprendido a hacer y que tenía gran fama en Medio Oriente. Si bien no encontró pasta de sésamo, se animó a probar con el maní, después de probar la garrapiñada. Probó, le gustó su adaptación y comenzó a venderlo, junto a su esposa, la santiagueña Marcela Brandan. En su casa de Floresta lo fabricaban y vendían. Una vecina les dijo que se parecía a un pan de manteca y ahí nació el nombre Mantecol.

banner-wapp2

Te puede interesar