TECNICAS DE LECTURA RÁPIDA

Sociedad 06 de diciembre de 2016 Por
Te ayudan a aumentar la velocidad de lectura y la comprensión, y producen resultados muy notables.
15300590_10211051155976306_1048820806_n

Felipe Bernal Montes, es un español que trasciende al mundo con sus técnicas de lectura rápida. Él nos habla de 2 simples técnicas de Lectura Rápida.

Dentro de la lectura rápida hay infinidad de técnicas, trucos y métodos con los que mejorar. Estos te ayudan a aumentar la velocidad de lectura y la comprensión, y producen resultados muy notables. Por ello he decidido que nos vamos a centrar en ellos exclusivamente para afianzar bien las técnicas. Hablamos de El Marcador y la Fijación.

Técnica del Marcador Guía ¿Recuerdas cómo te enseñaron a ti a reconocer las diferentes letras y a leerlas sobre el papel?, exacto, alargando el dedo y señalando lo que vas a leer a continuación.

Literalmente marcando la letra o palabra (de ahí el nombre). Esto es esencial para la lectura rápida porque establece una conexión entre el texto que lees y tu cerebro. El problema es que en nuestra sociedad ese gesto se asocia a algo malo e innecesario.

Por ello los padres, pasada cierta edad, regañan al niño cada vez que señala el texto sin darse cuenta de lo útil que en realidad es. Establecer una conexión ayuda notablemente a la velocidad de lectura, reduciendo el esfuerzo que los ojos tienen que hacer para seguir leyendo.

Esto se puede solucionar sencillamente volviendo al hábito de usar el dedo o algún otro objeto a modo de guía. Stendal decía: “El intelectual es, sencillamente, un ser humano que cuando lee un libro tiene un lápiz en la mano”.

¿Qué puedes utilizar para practicar el marcado? Empieza a seguir tu lectura con un bolígrafo, lápiz, palito chino o cualquier otra herramienta similar que no obstaculice la lectura. Notarás como mejora tu concentración y el proceso de absorción de la información será mucho más rápido.

Poco a poco, lo que tienes que hacer es ir aumentando la velocidad de forma progresiva, de modo que tus ojos se muevan más rápido por el texto.

Si esta técnica te ha parecido sencilla y eficaz, entonces encontrarás el resto de ejercicios de nuestra Guía Definitiva de Lectura Rápida muy útiles y fáciles de aplicar. Para que puedas notar progreso cuanto antes. Técnica de la Fijación Ahora bien, ¿en qué consiste la fijación? Lo primero que debes saber es que esta técnica se trabaja en varios niveles, a medida que se supera un nivel, se incrementa su complejidad y se potencian los resultados.

Para comprender el significado de fijación es necesario saber que cada vez que leemos el ojo realiza pausas y saltos. Necesita enfocar en cada pausa como lo hace una cámara fotográfica.

Sabiendo esto, la fijación no es más que el punto donde se detiene la vista para leer. Estas pausas son muy cortas, pero todo va sumando y si tienes en cuenta el gran número de fijaciones que realizamos durante la lectura, estas pausas suman bastante tiempo.

Además, las fijaciones son lo que cansa los ojos durante la lectura y causa problemas de concentración. Por lo tanto, el objetivo de esta técnica es disminuir el número de fijaciones para acelerar la lectura. Es decir, no será necesario que fijes la vista palabra por palabra, porque el ser humano puede leer agrupando palabras, y a medida que vas avanzando, hasta renglones enteros con una sola fijación. Un ejemplo puntual: Lo común es leer así, fijando la vista en cada palabra… la – luna – es – elegante – y – redonda Cuando empiezas a trabajar la técnicas de fijación pasaría a ser así… la luna – es elegante – y redonda … Y más tarde, así: la luna es – elegante y redonda … Y así: la luna es elegante y redonda Para practicarlo, utiliza el marcador para marcar tus puntos de fijación. Primero pausa la punta del marcador debajo de cada palabra y haz una fijación consciente en ella. Practica esto hasta que seas consciente de las fijaciones que haces. Después aumentas el ritmo.

En vez de pausar en cada palabra, haz unos 4 saltos por línea. Lo que intentas es identificar en cada fijación 2-3 palabras a la vez. Una vez que esto te salga sin demasiado esfuerzo, vuelves a aumentar el ritmo. También resultan muy útiles los diarios que suelen maquetar sus textos en columnas.

Comienza con una columna estrecha, situando el marcador en el centro del renglón fijando la vista en este punto e intenta leer la columna línea por línea en vez de palabra por palabra. Practica estas técnicas sencillas citadas por Felipe Bernal Montes y cambia tu manera de leer, aprender y optimiza tu tiempo.

Te puede interesar