CONCIENTIZAN SOBRE LA DONACIÓN DE MÉDULA OSEA

Salud y Bienestar 13 de julio de 2018 Por
El procedimiento no es de riesgo para el donante y sólo se concreta cuando hay un 100% de compatibilidad con el receptor, que puede ser un paciente de cualquier parte del mundo. Los voluntarios pueden inscribirse en un registro nacional que está vinculado a una red internacional de donantes.
12-07-Donación de médula ósea

El Ministerio de Salud Pública proporciona a la comunidad, información cuyo conocimiento se considera importante para decidir ser donante de células progenitoras hematopoyéticas (CPH), comúnmente llamadas médula ósea, con lo cual se puede ayudar a personas que padecen enfermedades de la sangre como leucemia, linfoma, talasemia, déficit inmunológico o aplasia medular.

Lo primero que hay que saber es que la médula ósea no es la médula espinal. La donación de médula ósea se realiza extrayendo una pequeña cantidad de sangre medular de la parte posterior del hueso de la cadera.

Esto se hace con una pequeña jeringa y usando anestesia. Es un procedimiento que no supone riesgo para el donante y sólo puede dejar un leve dolor en la zona de la punción, que desaparece pronto y la persona puede retomar sus actividades cotidianas rápidamente.

Ser donante de órganos para trasplante no significa ser donante de médula ósea. Para ello, existe un registro específico, confidencial y anónimo. Los datos de los voluntarios se ingresan al sistema nacional y la red internacional mediante un código de barras.

En la Argentina, se cuenta con el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas, que funciona en la órbita del Ministerio de Salud de la Nación y forma parte de la red internacional que reúne a más de 23 millones de voluntarios inscriptos.

Algunas personas pueden contar con un donante de médula ósea en su grupo familiar. Sin embargo, el 75% de los pacientes que requieren trasplante de CPH no dispone de donantes compatibles entre sus familiares o allegados, por lo que debe acudir a un donante sano, voluntario y fuera de su entorno familiar.

Para evitar rechazo, la médula ósea donada debe ser compatible en un 100% con el paciente receptor, lo cual es muy difícil, ya que la compatibilidad se da en un promedio de una persona entre 40.000. Por esta razón, es necesario que haya muchos donantes voluntarios en todo el mundo.

Debido al requisito de la histocompatibilidad, ser donante de médula ósea no implica que el voluntario vaya efectivamente a donar. La donación se hace efectiva sólo cuando se comprueba que la compatibilidad entre donante y receptor es del 100%. En ese caso, el registro nacional contacta al donante seleccionado para que confirme su decisión de donar y coordina la fecha de la donación, cubriendo además todos los gastos resultantes.

Para inscribirse como donante voluntario de médula ósea, se requiere tener entre 18 y 55 años, tener un peso corporal mínimo de 50 kgs y donar una unidad de sangre para determinación de los datos genéticos, que se incorporan a la base del registro nacional. Además, se debe completar un formulario de consentimiento informado. El trámite puede hacerse en el Centro Regional de Hemoterapia, Bolívar 687, de lunes a viernes en el horario de 7 a 17 y los sábados, de 7 a 12.

Una cafayateña, la primera donante de Salta

Una mujer de 21 años, oriunda de Cafayate, se convirtió el 21 de diciembre pasado en la primera salteña que concretó una donación de médula ósea, cuyo receptor fue un paciente varón de 35 años, de España, diagnosticado con leucemia.

Los estudios de histocompatibilidad entre donante y receptor, efectuados en laboratorios de los Estados Unidos a través del INCUCAI, arrojaron un resultado positivo de 100%, lo que permitió concretar el procedimiento, previa realización de otros estudios clínicos sin cargo para la donante, a fin de asegurar el éxito del trasplante.

La donación se realizó en el hospital Alemán, de la ciudad de Buenos Aires, mediante la técnica de aféresis, que llevó poco más de dos horas y permitió obtener 210 células madre, las que de inmediato fueron enviadas a España para ser trasplantadas.

Siguiendo el protocolo establecido para estos casos, el INCUCAI dará a conocer la información oficial del resultado con los datos de donante y receptor cuando se cumpla un año del trasplante, no obstante, se considera el mismo como exitoso.

La joven cafayateña había manifestado su voluntad de ser donante de órganos y médula ósea para trasplante en abril de 2016 durante un operativo del Centro regional de Hemoterapia y es donante habitual de sangre. Actualmente reside en la capital provincial y es estudiante de Abogacía.

 

Te puede interesar