UNA ACTRIZ CONTÓ LOS ABUSOS QUE SUFRIÓ MIENTRAS FILMABA UNA PELÍCULA

Espectaculos 01 de diciembre de 2016 Por
A través de su cuenta de Facebook, se sumó a las mujeres famosas que se animan a abrir su corazón y contar los episodios de violencia de género por los que atravesaron. ¡Relato desgarrador!
26008-ni-Captura de pantalla 2016-11-30 a las 19.23.08

Desde que los famosos se animaron y salieron a contar sus historias referidas a la violencia de género, varias personalidades del mundo artístico se sumaron, ofreciendo sus testimonios, a esta lucha para erradicar el maltrato y, de una vez por toda, llegar a buen puerto.

La actriz italo-argentina, Antonella Costa abrió su corazón para dar a conocer su trauma. Se sacó los miedos, dejó la vergüenza de lado y en su cuenta de Facebook, la actriz de Diarios de motocicletas y otros films, brindó detalles de lo que le tocó vivir en su lugar de trabajo, en diferentes rodajes y sin nadie que interfiera para frenar lo que le estaba sucediendo.

“Dedicado a dejó tiradas fotos de mi cuerpo desnudo que, siendo una adolescente, me saqué por motus propio por pedido y para uso exclusivo del director y la directora de arte. A los colegas que las encontraron y en vez de avisarme o destruirlas las usaron para burlarse de mi. Al director, que a mis 21 años puso en la casetera del motorhome el VHS del crudo de las escenas en las que me bañaba para que las vean todos”, comenzó.

“A los extras, que aprovecharon una toma para manosearme entera. Al asistente de dirección, que me pidió que no dijera nada porque teníamos que seguir filmando. Al actor, que le sugirió al director meterme `bien la mano´ en mi sexo sin consultarme antes y que me humilló delante del equipo técnico por haberme negado a acostarme con él, y a tantos otros a los que me enfrenté, negándome a simplemente a hacer lo que no quería”, continuó Antonella. 

Inmediatamente su relato tuvo una gran repercusión. Propios y extraños se sumaron para alentarla y darle ánimo. Ante esto, Costas se soltó y volvió a publicar un nuevo descargo en el que cuenta más en detalles momentos delicados por los que pasó y que aun tiene marcado a fuego. “La violencia física y verbal, el abuso de poder y la humillación, dejan marcas de por vida. Que accedas a un desnudo frontal no habilita a nadie a tocarte, sino está escrito”, concluyó. 

Te puede interesar