EL MANEJO ADECUADO DE DESECHOS EN LA CRÍA INTENSIVA DE CERDOS

Sociedad 29 de noviembre de 2016 Por
Cada sistema de producción cuenta con una respuesta apropiada para el tratamiento de efluentes y residuos generados, esencial para evitar un deterioro del ambiente.
cerdosok-300x225

El crecimiento de la actividad porcina en confinamiento trae asociado el problema de la generación de efluentes que pueden contaminar o integrarse a la cadena productiva. Esto lleva a preguntarse qué hacer en sistemas de cría intensiva de cerdos donde se generan entre 10 y 16 litros de efluentes por madre por día.
Un equipo de investigadores del INTA, de la Universidad Católica Argentina y la Universidad Nacional de Rosario, relevó más de 30 establecimientos en la provincia de Santa Fe y se encontró con que la mayoría de los casos no contaba con un tratamiento acorde a la normativa ambiental provincial.
Con esta información se propusieron desarrollar 4 experiencias en criaderos de cerdos en la zona rural de Oliveros, bajo la premisa de abordar la gestión integral de los desechos porcinos y su conocimiento sobre su utilización y el modo de tratarlos.
Para Ignacio Huerga, investigador del INTA Oliveros, estos establecimientos “se tomaron como estudios de caso” y el resultado obtenido “permitió realizar una caracterización de las corrientes de efluentes”.
El trabajo se extendió del año 2013 al 2015 y aportó una primera aproximación de cuál sería el tratamiento apropiado. “Se pudieron observar características que se repiten en todos los establecimientos: los efluentes arrastran una elevada cantidad de sólidos respecto a otro tipo de líquidos, como son los cloacales de ciudades”, detalló Huerga
Según el investigador, estos sólidos en todos los casos superan el 30 por ciento del total de la corriente, y es en ellos donde se encuentran los nutrientes y la mayor concentración de la materia orgánica. “Lograr una optima separación de ambas fases es el primer paso para comenzar a resolver la problemática de la contaminación que estos provocan”, indicó.
En las unidades consideradas caso de estudio, se limpiaban las instalaciones con agua y esa corriente líquida no se gestionaba de manera eficiente lo que ocasionaba un impacto ambiental negativo para el entorno.
Como metodología de trabajo se llevó a cabo el monitoreo de los efluentes –parte sólidas y líquidas, cuya mezcla se conoce como purín-, que involucró la evaluación del uso del agua en el establecimiento, la identificación de la descarga del efluente, la caracterización de las corrientes de los efluentes generados y las posibles propuestas de manejo, en cuanto a: reducción, reutilización y tratamiento.
Durante el proceso se colocaron medidores de volumen -caudalímetros- en la línea de agua utilizada para el lavado de las instalaciones, como así también se tomaron muestras y análisis in situ para conocer la cantidad de sólidos y ph-metro.
Los investigadores pudieron advertir y considerar, sobre cada uno de estos aspectos, propuestas apropiadas de corto y mediano plazo de estos líquidos. Se analizaron alternativas para que el productor pudiera elegir el tratamiento adecuado para las corrientes, entre las se contemplaron: la digestión anaeróbica (fase sólida o líquida), lagunas de tratamiento (fase líquida) o deshidratado y posterior compostaje (fase sólida).

Manejo de efluentes
Una producción porcina en confinamiento con 100 madres, tiene un promedio mensual de 1.000 cerdos, genera entre 10 mil y 16 mil litros de efluentes diarios. No obstante, entre los distintos casos evaluados se notaron diferencias en este volumen. Esto denota la importancia de realizar mediciones a fin de evaluar su tratamiento, aplicarla al riego o reutilizarla en el mismo criadero.
Durante el estudio y en cuanto a propuestas de manejo apropiado, se realizaron “experiencias de reducción del consumo de agua para limpieza de las instalaciones”, explicó Huerga.
Cuando se combinó la extracción del sólido -mediante barrido- y un posterior lavado, “se pudo reducir la cantidad de agua utilizada en hasta 5 litros por animal por lavado, respecto al uso de agua directamente sobre el corral”, destacó.

Reutilizar los recursos
En su reutilización, una de las principales propuestas es la fertilización. En la fase líquida, posterior a realizar un tratamiento mediante laguna de almacenamiento y tras aplicar una tasa de 50 kg de N/ha, se obtuvieron rendimientos del orden de 10.68 Ton maíz/ha; mientras que el mismo cultivo tratado con urea se obtuvieron 10.93 Ton de maíz/ha.
Esto permite comprender que no existen diferencias estadísticamente significativas entre ambas aplicaciones. Pero, frente a los distintos efectos sobre el suelo, se destaca la necesidad de realizar ensayos de larga duración a fin de garantizar la sustentabilidad de este recurso.
Otra opción interesante es reutilizar los efluentes –en su fase sólida- mediante biodigestores. La tasa de generación es del orden 103.15 litros de biogás por kg de sólido, es decir, 3 veces superior a lo que puede generar la fase líquida. A su vez, es mayor a lo generado por un estiércol vacuno, unos 60 litros de biogás por kg de estiércol fresco. Esto puede deberse a la cantidad de alimento -en especial maíz- que se descarta junto con las heces.
Entre las conclusiones del estudio se observa que “los productores desean mejorar la gestión de los efluentes, a pesar de que no tengan una certeza fehaciente de cuáles son los impactos que los mismos generan”, señaló Huerga, quien agregó: “Generar información sobre el impacto en contaminación de napas y emisiones de gases de efecto invernadero es necesario a fin de poder brindar herramientas a los productores, a fin de contribuir al cambio de paradigma en las prácticas de gestión ambiental para estos sistemas de producción”.
El equipo de trabajo también lo integraron: Candela Barcelo, María Belen Di Renzo, Gisel Fogolín (Pontificia Universidad Católica Argentina –UCA, Rosario), Claudio Martinez (Facultad de Ciencias Veterinarias -UNR, Rosario), Santiago Guardatti (Facultad de Ciencias Agrarias – Universidad Nacional de Rosario) Fernando Porfiri (Facultad de Ciencias Exactas e Ingeniería – UNR, Rosario)

Te puede interesar