EL FBI, A LA CAZA DE UNA RED DE PORNOGRAFÍA INFANTIL EN CÓRDOBA

Nacionales 23 de noviembre de 2016 Por
La agencia estadounidense envió un informe detallado a autoridades nacionales para investigar con profundidad varios posibles casos de abuso en la ciudad de Río Tercero. Hasta el momento, no hubo detenidos
descarga

La pista de una posible red de pornografía infantil se convirtió en el eje de una profunda investigación en la provincia de Córdoba iniciada nada menos que por agentes del FBI estadounidense. La agencia norteamericana envió una alerta a las autoridades nacionales para intentar desbaratar una red en la zona de Río Tercero.

El FBI, que monitorea cualquier rincón del mundo detrás de la actividad online de depravados sexuales, advirtió durante los últimos meses actividad en diversas computadoras de la ciudad cordobesa.

Así, redactó un minucioso informe con datos de servidores, números de IP, domicilios y varios detalles más que luego fue enviado a una fiscalía de Buenos Aires. Todos los datos fueron derivados a la Fiscalía General de Córdoba y terminaron por recalar en la Fiscalía de la 10ª Circunscripción de Río Tercero.

Así, se detectaron al menos seis casos en lo que los propios representantes judiciales reconocieron tratarse del inicio de la investigación. "No se pueden dar demasiados datos porque la investigación recién empieza. Lo que sí, ya se allanaron varios domicilios particulares", indicó el juez de Control, Menores y Falta de Río Tercero, Pedro Salazar.

La agencia envió un detallado informe con datos de ip, domicilios y nombres de los sospechosos (IStock)
La agencia envió un detallado informe con datos de ip, domicilios y nombres de los sospechosos (IStock)

Durante los allanamientos no se realizaron detenciones pero sí se secuestraron computadoras, discos rígidos y cables, entre otros productos informáticos.

Los especialistas, que iniciaron la investigación hace 15 días, todavía no dieron indicios sobre si se trata de una red de pornografía infantil o de simples particulares.

En el allanamiento se pudieron hallar videos de producción propia "muy fuertes y repugnantes", según el propio Salazar.Una parte importante de la investigación consiste en analizar la procedencia de los niños que aparecen en el material gráfico y audiovisual y resolver si se trató de casos de privación ilegítima de la libertad o raptos con fines sexuales.

Las penas por delitos informáticos y pornografía infantil pueden oscilar entre los seis meses y los cuatro años. En tanto, Salazar confirmó al diario La Voz del Interior que se trata de "hombres de entre 30 y 45 años. Algunos son solteros, otros con familia, de clase media para arriba, que no tienen un bajo nivel cultural y que poseen buenos equipos de computación".

Se espera que en los próximos días, la investigación continúe con nuevos allanamientos.

Te puede interesar