EL PRESIDENTE DE BRASIL JAIR BOLSONARO TIENE CORONAVIRUS

Internacionales 07 de julio de 2020 Por Jose A.
Al anunciar los resultados de su examen, el presidente repitió su defensa del tratamiento con hidroxicloroquina, un medicamento cuya efectividad ha causado controversia entre las autoridades médicas para combatir la enfermedad
bolsonaro_economia_crop1592253143933.jpg_554688468

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha dado positivo al test de coronavirus, según ha anunciado él mismo este martes en televisión. “Comenzó el domingo con cierta indisposición y empeoró el lunes, con cansancio, fiebre, dolor muscular”, dijo Bolsonaro. Sin embargo, el presidente insistió con considerar exagerada la atención que se la ha dado a la pandemia en Brasil, que con 1,6 millones de casos positivos y casi 65.500 muertos es el segundo país más afectado del mundo. “Hubo un sobredimensionamiento, sabemos de la fatalidad del virus para las personas mayores y las que tienen comorbilidades. El aislamiento se realizó horizontalmente, es decir, todos se quedaron en casa. Estas fueron medidas exageradas, en mi opinión “, dijo.

Bolsonaro dijo el lunes que se había sometido otra vez a la prueba de coronavirus después de reportar síntomas. Tras el anuncio de que se había realizado el test, informó de que estaba realizando el tratamiento con hidroxicloroquina. Por la tarde, estuvo en el hospital de las Fuerzas Armadas, donde le detectaron fiebre de 38 grados. Se realizó entonces una resonancia magnética en sus pulmones para verificar si los órganos estaban comprometidos. Al regresar al Palacio da Alvorada habló con sus seguidores protegido por una mascarilla.

“Estoy evitando [acercarme] porque vengo del hospital. Hice una placa del pulmón, el pulmón está limpio, ¿de acuerdo? Me hice el examen de covid hace poco, pero todo está bien “, dijo el presidente, según el vídeo difundido por el canal oficial de Bolsonaro en YouTube, Foco do Brasil. Bolsonaro tiene 65 años y por su edad forma parte del grupo en riesgo de contraer la enfermedad.

Desde el comienzo de la crisis en Brasil, el presidente ha mantenido una actitud negacionista de la enfermedad. En el pasado, se ha referido a ella como “un pequeño resfrío " y declaró en la televisión nacional que su “historial de atleta” lo protegía de desarrollar síntomas más graves en caso de contraer el virus, en un intento por alentar a las personas a reanudar sus actividades. El presidente participó varias veces en eventos con cientos de personas y se relacionó con terceros sin usar mascarilla. La actitud de Bolsonaro contradijo siempre las pautas mundiales de control del virus e incluso su primer ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, perdió el cargo por defenderlas.

Te puede interesar