RECOMENDACIONES PARA PREVENIR LA SALMONELLA

Salud y Bienestar 31 de enero de 2020 Por Jose P.
La salmonella es una bacteria que suele vivir en los intestinos de los animales y humanos y se libera a través de las heces. Por ello, se debe poner especial atención a la limpieza de los baños y la higiene de manos, a fin de evitar la contaminación fecal y el circuito para el ingreso de la enfermedad conocido como ano-mano-boca.
83823162_536180973664497_7047840156467855360_o

La bacteria puede transmitirse también a través de alimentos, como carnes de res y ave crudas, que se hayan contaminado en el proceso de faenado, o pescados y mariscos provenientes de aguas contaminadas.

Recomendaciones generales
Las carnes, pescados y productos de repostería deben estar refrigerados o congelados.

Se debe evitar que las carnes crudas entren en contacto con otros alimentos que se vyan a consumir sin ser cocidos.
Descongelar carnes y pescados en recipientes cerrados dentro de la heladera, no a temperatura ambiente.

Toda preparación que lleve carne, especialmente de ave, debe ser bien cocida, evitando consumirla si presenta jugos rojos.

No consumir alimentos elaborados que, precisando de refrigeración, estén expuestos a la venta a temperatura ambiente.

Los huevos deben ser frescos y tener la cáscara limpia, desechando los que se encuentren rotos. No es conveniente lavarlos, ya que la humedad favorece la entrada de la bacteria.

No se debe partir los huevos en el borde del recipiente donde se los va a batir. Si se va a separar la clara del huevo, hacerlo sin utilizar la cáscara para ese procedimiento.

Evitar comer huevos crudos o que no estén bien cocidos.

Los mariscos comprados vivos deben ser bien cocinados.

Utilizar recipientes herméticos para conservar comida en la heladera. No guardar comida a temperatura ambiente.

Las mayonesas y salsas caseras deben consumirse de inmediato y no conservar los sobrantes más allá de 24 horas. 
En viajes y excursiones, mantener los alimentos preparados en refrigerador portátil, evitando su exposición al sol.

Lavarse las manos con jabón antes de preparar alimentos y de comer, especialmente los niños y sobre todo luego de haber tocado perros, gatos u otros animales.

Mantener limpios los recipientes, utensilios y superficies donde se preparan los alimentos.

Ayudar a ancianos, niños pequeños y personas con discapacidad en su correcta higiene personal, especialmente ante procesos diarreicos. Luego de usar el baño, se debe lavar bien las manos con agua y jabón.

Te puede interesar