HASTA EL MOMENTO NO HAY NINGÚN CASO DE DENGUE, ZIKA O CHIKUNGUNYA

Salud y Bienestar 14 de enero de 2020 Por
En lo que va de enero, y en el marco de la estrategia de vigilancia intensificada de síndromes febriles, no se han confirmado casos de dengue, fiebre zika o chikungunya en el territorio provincial.
repelnte-casero

Desde que se inició el período de vigilancia intensificada, el 1 de octubre pasado, las áreas operativas han reportado a la Sala de Situación del Ministerio de Salud Pública 181 casos de síndrome febril agudo inespecífico (SFAI). En su totalidad, dieron negativo en las pruebas de laboratorio para enfermedades transmitidas por Aedes aegypti, como dengue, zika y chikungunya.

Esta vigilancia se lleva adelante a través de todas las áreas operativas de la provincia y se extiende hasta fines de junio, como estrategia de prevención y control de enfermedades transmitidas por mosquitos (ETM) y otras que presentan síntomas similares.

Rol de la comunidad

Ante el panorama mundial y regional respecto a enfermedades transmitidas por mosquitos, el Ministerio de Salud Pública recomienda a la población en general intensificar las medidas de prevención, dado que el período de lluvias y altas temperaturas potencia la posibilidad de que se generen criaderos de mosquitos en las viviendas y espacios peridomiciliarios.

Se recomienda revisar y limpiar patios, jardines, canaletas y todo lugar donde pueda acumularse agua, desechando todo objeto que pueda servir para que el mosquito deposite sus huevos y se reproduzca.

Se debe cambiar diariamente el agua de bebederos de los animales, cepillar las paredes de todos los contenedores, tapar bien los tanques de agua, sellar pozos ciegos y colocar tela mosquitera en los respiraderos, mantener el pasto corto y desmalezar terrenos, entre otras acciones.

Prevención

Quienes viajen o habiten en zonas con presencia del mosquito vector, deben evitar la exposición al aire libre durante las primeras horas de la mañana y al atardecer, ya que son los momentos de mayor actividad del Aedes aegypti.  

Se aconseja usar ropa clara, de mangas largas y pantalones largos, cubriendo el cuerpo cuando se desarrollan actividades al aire libre. Utilizar espirales, tabletas repelentes o insecticidas para ahuyentar a los mosquitos.

Proteger las cunas o cochecitos de los bebés con mosquiteros tipo tul y verificar que permitan una correcta ventilación.

Utilizar productos repelentes sobre la piel expuesta y ropa y renovar su aplicación según las indicaciones del envase. No se recomienda el uso de repelentes en niños menores de dos meses de edad. Para los mayores de dos meses, consultar con el pediatra por el producto más adecuado.

Los niños pequeños no deben aplicarse ellos mismos el repelente: siempre lo debe hacer un adulto. No aplicar repelente en las manos de los niños, ya que podrían llevárselas a la boca. No utilizar repelentes asociados a protectores solares en la misma formulación.

Las mujeres embarazadas o en edad reproductiva deben extremar las medidas de prevención de picaduras de mosquitos, debido a la asociación entre el virus Zika y el riesgo de malformaciones fetales, como microcefalia. Además, los adultos en general pueden presentar consecuencias neurológicas.

Utilizar preservativos en las relaciones sexuales, ya que el zika también se transmite por esta vía.

Si durante el viaje o al regreso se presentan síntomas tales como: fiebre, dolor muscular o articular, vómitos, malestar general o sarpullido; no automedicarse y realizar una consulta médica de inmediato.

Te puede interesar