ARGENTINA: POR DÍA ROBAN MÁS DE 6 MIL CELULARES

Nacionales 13 de enero de 2020 Por
Los teléfonos celulares se convirtieron en el objetivo N°1 de la delincuencia durante 2019 y todo indica que así continuará en el presente año.
celulares-robados1.jpg_57698320

El peor rostro del fenómeno son los hechos que terminan con las víctimas lastimadas a golpes, heridas con distintas armas o directamente fallecidas. Los episodios fatales se multiplican. Y las estadísticas sostienen que hay unos 6.500 robos diarios de equipos, el equivalente a un caso cada dos minutos.

Así lo explicó Luis Vicat, licenciado en Seguridad Pública: "Durante el año pasado los robos de teléfonos celulares se ubicaron en la cima de los delitos contra la propiedad, con una cifra que fluctúa entre los 5.500 y 6.500 hechos diarios, muchísimos ejecutados con extrema violencia contra las víctimas".

De acuerdo al experto, "los robos de equipos, perpetrados bajo distintas modalidades delictivas, ocurren sobre todo en áreas concentradas, es decir ciudades con mucha población, por lo que el área metropolitana de Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Mendoza y otras tienen lamentablemente las tasas más altas".

"Este delito se sufre en toda Latinoamérica - dijo el especialista -. Hay robos de celulares en Chile, Paraguay, Brasil, Uruguay; sin embargo, en Argentina tenemos este proceso de violentización creciente, que genera infinidad de hechos traumáticos o fatales para quienes son despojados de los teléfonos".

Dentro del análisis de la problemática, surge como un dato importante el costo de cada aparato. "La distancia con los países vecinos es el valor. En Argentina hay aparatos que son vendidos a más de 100 mil pesos. Esto es obvio que lo saben los delincuentes. Entonces, si antes el objetivo del robo era la cartera, la billetera, el reloj del transeúnte, ahora lo es su equipo celular, porque hay chance de que tenga un valor elevado", conceptualizó Vicat.

¿Qué pasa luego de que los celulares son robados? "A pesar de que se hicieron intentos por desactivar cuevas, la realidad es que hay muchísimos espacios donde se recepcionan los equipos robados en la calle, se procede a liberarlos, y luego son puestos a la venta por valores altos pero menores a los del mercado legal, entonces generan una oferta que atrae a las personas, aún sabiendo que están comprando equipos tal vez manchados con sangre", señaló.

Se calcula que los ladrones callejeros, motochorros, bicichorros o arrebatadores a pie, reciben alrededor del 10% del valor del equipo. Es decir, si consiguen un teléfono de 20.000 pesos, se llevan unos 2.000. Ese aparato luego será vendido a unos 10.000 pesos.

Te puede interesar