NUEVOS ENFRENTAMIENTOS ENTRE MANIFESTANTES Y POLICÍAS EN BARCELONA

Internacionales 18 de octubre de 2019 Por
Al comienzo, las marchas en contra del fallo contra lo líderes soberanistas, que ya llevan cuatro días, fueron pacíficas. Luego, hubo choques con la policía y sectores de ultraderecha.
zentauroepp48606215-barcelona-2019-pol-tica-concentraci-independentista190612211821-1560367298006

Oscurecía en Barcelona y a muchos catalanes se les ponía la piel de gallina. Llevaban ya cuatro días de protestas independentistas por los años de cárcel que deberán cumplir los líderes separatistas que impulsaron en 2017 una consulta popular ilegal para que Cataluña sea una república pero, cuando cae la noche, las manifestaciones pacíficas se convierten, desde el lunes, en cataratas de violencia. Ya hay 97 detenidos y 194 heridos.

Cataluña está dejando de hablar de independencia para pasar a abrazar la violencia que se trasladó, en versión dialéctica, al Parlamento catalán, donde el presidente de la Generalitat, Quim Torra -que en su ambigüedad respecto de las protestas recién condenó la violencia mientras aún ardían hogueras en la ciudad, pasada la medianoche del miércoles-, condenó la sentencia a los líderes del procés y, sin que nadie en su gabinete estuviera al tanto, prometió: “Volveremos a poner las urnas para la autodeterminación”.

En esa misma sesión del Parlamento, los partidos opositores al independentismo le pidieron a Torra su renuncia y una nueva convocatoria a elecciones. “Su activismo lo lleva a menospreciar la seguridad”, le dijo a Torra Miquel Iceta, representante del PSOE en Cataluña. Hace semanas, Ciudadanos, el partido liberal de Albert Rivera, había presentado una moción de censura contra el presidente catalán que no prosperó: el independentismo conserva la mayoría parlamentaria en Cataluña.

En Madrid, el gobierno llamó ayer a una reunión de urgencia del comité de seguimiento de la situación en Cataluña. “No habrá impunidad”, dijo el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, luego de la reunión.

“Como máximo representante del Estado en la comunidad autónoma, tiene que decidir si ser un activista o el presidente que es de todos los catalanes y representante del Estado en Cataluña”, agregó.

Te puede interesar