ESCAPO DE UN CONTROL Y ATROPELLO A UN AGENTE

Policiales 02 de octubre de 2019 Por
Un conductor ebrio escapó de un control y cruzó un semáforo en rojo, poniendo en riesgo a los alumnos de una escuela.
EBRIO-INFRACTOR-640x366

Un borracho al volante protagonizó ayer un raid delictivo en la zona sur de la ciudad, luego de burlar un control de seguridad vial, cruzar un semáforo en rojo y atropellar con su vehículo a un agente de tránsito. Todo comenzó a las 8.25, en la avenida Banchik, a la altura del semáforo situado frente al acceso de la Escuela Agrícola.

El conductor de un Volkswagen Voyage se resistió a un control de rutina sobre la avenida que conduce al aeropuerto Salta. No solo hizo caso omiso a las señas de los inspectores de tránsito de la ciudad, sino que le imprimió mayor velocidad al vehículo en una arriesgada maniobra. Según los datos aportados por los agentes a El Tribuno, el hombre cruzó el semáforo en rojo poniendo en riesgo la integridad física de los alumnos que asisten a ese establecimiento educativo rural. «Lo que realizó fue una maniobra temeraria y por suerte no atropelló a nadie», expresó el inspector que participó de la persecución del infractor.

El agente Reinaldo Guerra salió tras los pasos del automovilista en la motocicleta del organismo. Le dio alcance cerca de la urbanización Parque La Vega, donde lo obligó a detener la marcha. Cuando el inspector intentó acercarse al Voyage, el conductor aceleró y lo llevó delante. Guerra quedó montado sobre del capot del vehículo y en ese estado lo condujo por más de 100 metros hasta que, finalmente, detuvo la marcha frente a un conocido boliche bailable.

Alertados por el peligroso accionar del automovilista, el lugar se pobló de policías, móviles y ambulancias del centro de salud de la zona. El Tribuno logró dialogar brevemente con el agente Guerra, quien más allá del susto no sufrió lesiones. «Estaba con mis compañeros en el puesto de control que se habilitó cerca de la Escuela Agrícola, luego de que un motociclista atropellara y matara a una alumna de ese colegio», explicó Guerra. Indicó que por razones de precaución, la tarea de los inspectores de tránsito consiste en hacer señas a los conductores de vehículos que reduzcan la velocidad.

"Lo que nos sorprendió fue la actitud del conductor del Voyage que comenzó a tocar bocina cuando los chicos estaban cruzando la avenida", dijo: Y agregó: "Entonces veo que el auto se mete por el costado y cruza el semáforo en rojo y continúa la marcha a alta velocidad". De inmediato abordó la moto del organismo y logró cerrarle el paso al infractor en los semáforos ubicados en la esquina de la avenida Excombatientes de Malvinas y la ruta provincial 21.

“Por suerte no me pasó nada”

“Me paré delante y cuando quise acercarme me atropelló y caí sobre el capot”, contó el agente Guerra. “Gracias a Dios no me pasó nada”, indicó. En tanto, el protagonista del suceso argumentó en su defensa: “El hombre me asustó, por eso aceleré, fue todo muy confuso”.
Minutos después arribaron varios patrulleros de las distintas dependencias policiales de la zona sur. El desaprensivo conductor fue detenido en el acto y en el mismo lugar fue sometido al test de alcoholemia que arrojó positivo con 1,7 gramos de alcohol en sangre. 
El inspector Guerra realizó la denuncia en la comisaría 7 de barrio El Tribuno. Con la intervención del fiscal penal en turno al conductor se le inició una causa por “tentativa de homicidio”, se informó. Además, dispuso el secuestro del vehículo que conducía.

Te puede interesar