EN SALTA LA CORRUPCIÓN KISRCHNERISTA PARALIZÓ DOS GRANDES OBRAS

Locales 30 de diciembre de 2016 Por Prensa
La corrupción K provocó la paralización y el sobreprecio sobre las obras del gasoducto del NEA y la planta de bombeo de Pichanal
f620x350-10_31028_10

Un informe del diario O’ Globo de Brasil, denunció que son cientos de obras de la constructora  Norberto Odebrecht S.A., de Brasil  con claros indicios de sobrefacturación. En el país, mencionan la planta compresora de gas natural en la localidad salteña de Pichanal.

Reinaldo Acevedo, periodista de Folha de Sao Paulo, escribió en O´Globo que "autoridades de Angola, Mozambique, Venezuela, Ecuador, Argentina, Colombia, República Dominicana, Guatemala, México, Panamá y Perú  se dejaron corromper. En el grupo hay dictaduras de izquierda, cuasi dictaduras, cuasi democracias, regímenes propiamente democráticos, feudos comandados por milicias, etc. Sin preconceptos ideológicos”.

Las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora lograron que Odebrecht reconociera haberle pagado 35 millones de dólares en coimas al ex ministro Julio De Vido. En el norte la mayor obra de la empresa brasileña era, junto a BTU, fue la instalación de una planta de bombeo de gas natural en Pichanal, con un monto de 50 millones de dólares. Las obras están paralizadas desde junio pasado.

La constructora Norberto Odebrecht S.A. era la empresa contratista que resultó adjudicataria de esta importante obra, mientras que la empresa BTU S.A. fue seleccionada como empresa subcontratista, encargada de la ejecución de la mayoría de las tareas principales en la construcción de la Planta.

A principios de año el Gobierno nacional denunció a Odebrecht, por presuntos sobreprecios que habrían llegado hasta un 400% en contrataciones para obras públicas en todo el país y que se canalizaron a través de Nación Fideicomisos.

Esta obra fue anunciada en 2010 y durante los últimos seis años no avanzó y es complementaria al denominado gasoducto del  NEA (GNEA). La obra estuvo a cargo por la energética estatal Enarsa. El proyecto fue diseñado para abastecer de gas natural tanto a la zona norte de Argentina como al centro del país, un área que agrupa a unos 3.400.000 usuarios. El GNEA, que se conectará con el gasoducto Juana Azurdy de YPFB en Bolivia, consistirá en 1.448km de gasoductos troncales, 2.683km de gasoductos de derivación, y ocho plantas compresoras, una de ellas en Pichanal, ya paralizada.

El proyecto se llevó a cabo en diferentes etapas de construcción. La primera única hasta el momento, comprende 3 tramos, el primero en Salta con 229km, Formosa con 303km y Santa Fe con 265km. Los tramos de Salta y Formosa se adjudicaron a Vertúa y Techint-Panedile, respectivamente. La sección de Santa Fe fue adjudicada al consorcio Helport-CPC-Rovella Carranza y Contreras Hermanos, en agosto de 2014.

El gasoducto llegó al Paraje El Chirete, en el Departamento Rivadavia y se frenó a finales del año pasado y dejo más de 200 familias sin trabajo. La primera semana de diciembre se vislumbró la posibilidad de la obra comience a principios de marzo, pero eso no pasó de ser sólo una versión optimista.  

Fuente: El Intransigente 

Te puede interesar