LA SUPERFINAL DEL SIGLO

Deportes 01 de noviembre de 2018 Por
El "Millonario" y el "Xeneize" pondrán en juego mucho más que la posibilidad de ganar la Copa Libertadores.
boca-river

La historia de los Superclásicos entre Boca y River vivirá un antes y un después. La reciente final disputada en Mendoza será pasado. Por primera vez en la historia los dos clubes más populares de Argentina pujarán mano a mano por alzar la Copa Libertadores.

El primer encuentro será en la Bombonera (pautado para el 7 de noviembre), mientras que la revancha en el Monumental estaba prevista para el 28 de noviembre, pero a raíz de la celebración del G20 podría modificarse y se estudia jugar ambas finales los sábados 10 y 24 de noviembre.

No solo el título de "campeón de américa" estará en juego en esta histórica definición, ya que el ganador podrá ir en búsqueda de más estrellas (Mundial de clubes y recopa de América)

Mientras los xeneizes buscarán su séptima Copa Libertadores, los millonarios irán por su cuarta y tanto para la ida como para la vuelta habrá arbitraje brasileño.

Según confirmó Wilson Seneme, presidente de la Comisión Arbitral de la Conmebol, los principales candidatos a impartir justicia son Wilton Sampaio y Anderson Daronco.

El primero es recordado  porque fue el que estuvo en Avellaneda, cuando Independienterecibió a la Banda en su estadio. Con sus 36 años, Sampaio es un árbitro joven sin mucha experiencia en este tipo de clásicos, un ortodoxo a la hora de aplicar las reglas y con una entrega física que lo hizo ingresar al proyecto de FIFA para el Mundial de Rusia 2018.

El segundo, en tanto, es el clon de Néstor Pitana que también estuvo en el conurbano bonaerense cuando impartió justicia en el Cilindro, cuando Racing igualó con River en el primer cruce de los octavos de final de la presente edición.

En aquel choque,  Daronco demostró que es simple en el manejo de las tarjetas y muy indeciso en el proceso de toma de decisiones en la parte técnica. Incluso tuvo serios inconvenientes cuando debió expulsar a Leonardo Ponzio.

Sin Gremio y sin Palmeiras en la competición más codiciada del continente, Brasil estará presente con sus árbitros.

Te puede interesar