GASTÓN EL GRAN GANADOR DE BAKE OFF ARGENTINA

Espectaculos 25 de junio de 2018 Por
El joven de 20 años, oriundo de la Patagonia, resultó el vencedor del reality pastelero de Telefe.
bakeoff1111r

"Quien se consagra como el mejor pastelero amateur de Argentina, y se lleva el premio de 500 mil pesos es...", empezó Paula Chaves, hizo la pausa de suspenso de rigor y lo dijo, lo gritó más bien: "¡Gastón!"

Entonces Gastón, quebrado en llanto, también gritó: "¡Vamos la Patagonia!", para enseguida abrazarse con Hernán, el otro finalista. "¡Es tuyo también! ¡Es tuyo también", le repetía.

"La competencia más dulce de la televisión", así suele presentar Paula Chaves Bake Off Argentina (Telefe), el reality gastronómico que busca el mejor pastelero amateur del país. Pero, tratándose de la gran final, pensando que Hernán o Gastón, uno de los dos quedaría en el camino, ¿habría un sabor amargo? No lo hubo. Ambos finalistas se mostraron felices y agradecidos. En este caso, la torta de Gastón vale 500 mil pesos, su premio.

"Tendrán que hacer dos tortas que los represente a ustedes como pasteleros", fue la consigna inicial impartida por el jurado, Christopher Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar. "Preparados, listos... ¡a hornear!", dijo Paula. La torta ¿Quién soy? estaba en marcha.

Gaston (20 años) encaró una torta de tres pisos, con bizcochuelo de café en la base, una red velvet en el medio, y él -en versión muñequito de torta- asomando en un cupcake. Para el decorado: imágenes del Obelisco y del cerro Chenque, emblema de sus pagos patagónicos, en Comodoro Rivadavia.

Hernán (38), por su parte, compitió con una torta de dos bases, una de galletas de chocolate con dulce de leche y crema, otra de mascarpone y crema de almendras, y arriba su inicial, una H decorada con crema de ricota y frutillas.

"Prefiero hacer mi juego. Desde el primer día Gastón era superior. Jugar contra él era lo mejor que me podía pasar", decía Hernán con el horno en marcha. "Creo que esta torta me representa muy bien", confiaba Gastón.

"Una clave", recordó Christopher, "presten tanta atención a la estética como al sabor".

"Cuatro, tres, dos, uno: pasteleros, un paso para atrás", marcó Paula el tiempo de dejar todo y presentar su obra al jurado. "Creo que decoré bastante bien, es una de mis mejores presentaciones" (Hernán). "Colmé todas mis expectativas" (Gastón).

"La frescura inicial de arriba, me mató", le dijeron a Hernán. "Excelente sabor de cada bizcocho. Aunque hubiera elegido otro pie de torta", acotó Damián Betular. Pamela Villar agregó: "Me parece que está muy rica, seguís sorpendiéndonos con los sabores".

Gastón escuchó un "está deliciosa, bien húmeda, muy rico en boca", sentenció Betular. "Esta torta soy yo", se mostró entre orgulloso y nervioso el responsable.

"Dieron todo de una manera muy ejemplar: uno más ostentoso, Gastón, otro más tranqui, Hernán, pero los dos son grandes finalistas", cerraba Christoph. "Vamos a tener que pelearnos para llegar a una decisión justa", cerraba, aunque ya se intuía que la otra torta, la de los 500 mil en efectivo, se la llevaría Gastón.

Antes del veredicto, Paula les pidió que salieran de la carpa. Allí los esperaban todos los participantes y sus familiares para abrazarlos y compartir el momento. "Pase lo que pase, para mí ya ganaste", le dijo la novia a Hernán.

"Desde los 13 años que hace tortas, noches enteras practicando hasta que le salgan", dijo la madre de Gastón. "Como te dije hijo, ya sos un ganador para nosotros".

"Calidad humana y profesional muy atractiva. Que quede claro, son dos ganadores", los alentó otra vez el chef francés. Y enseguida, las lágrimas de Gastón, las de Hernán, los abrazos, esos momentos emotivos, ingredientes de manual de todo reality.

Con su premio en la mano, y todavía llorando, Gastón miró a cámara: "Nada es imposible", dijo.

Te puede interesar