COMENZÓ EL JUICIO POR EL FEMICIDIO DE MARISA ZUBELZA

Locales 06 de marzo de 2018 Por
En la Sala V del Tribunal de Juicio comenzó la audiencia de debate en la causa seguida contra José Alberto Peralta, imputado por homicidio doblemente calificado (criminis causae y femicidio) en perjuicio de Marisa Gabriela Zubelza.
f999x666-14291_109356_0

El tribunal colegiado está integrado por los jueces María del Milagro López (presidenta), Marcelo Rubio y Mónica Faber (vocales). Por el Ministerio Público interviene el fiscal penal 4, Ramiro Ramos Ossorio. La defensa del imputado está a cargo de José Ortín. Como querellante se desempeña  Gabriela Rodríguez.
Durante el primer día de la audiencia se leyó la requisitoria fiscal de elevación a juicio y se inició la recepción de pruebas testimoniales con la declaración de cinco testigos: Paula Gabriela Osvaldo (madre de la víctima), María Luz Zubelza (hermana de la víctima), Gastón Ezequiel Choque y dos amigas de Marisa Zubelza (menores de edad).
La audiencia pasó luego a un cuarto intermedio, oportunidad en que se escuchará el testimonio de otros nueve testigos, entre ellos vecinos de Villa Lavalle y de barrio 26 de Marzo, efectivos policiales y una médica patóloga del CIF.
El hecho por el cual es juzgado José Peralta ocurrió la madrugada del 27 de mayo de 2017. Según consta en la requisitoria fiscal, esa noche, Marisa Gabriela Zubelza concurrió a un cumpleaños en un domicilio de barrio 26 de marzo, acompañada por su hermana y tres amigas. Entre las 3.30 y las 4 se retiraron de la fiesta y Marisa se dirigió sola al domicilio de su pareja, en ese mismo barrio. Al no encontrarlo, la mujer se retiró del lugar. En una vivienda vecina estaba el imputado reunido con unos amigos y vieron pasar a Zubelza caminando, en dirección a Villa Lavalle. Peralta la siguió y la condujo hasta un baldío ubicado entre las calles Río Piedras, Julio Paz y Pasaje Iguazú (colindante entre los barrios 18 Viviendas, Villa Lavalle y 26 de Marzo). Allí, el acusado habría intentado someterla sexualmente aprovechando el estado de ebriedad de la víctima y la habría asfixiado con la trenza de su propia zapatilla.

Te puede interesar