A LOS NIÑOS LES CUESTA SOSTENER LOS LÁPICES POR EL USO EXCESIVO DE LA TECNOLOGÍA

Salud y Bienestar 27 de febrero de 2018 Por
Los pediatras advierten que ya no ingresan a la escuela con la fuerza y destreza de hace 10 años.
S1JqMxzOf_930x525__1

A los niños cada vez les cuesta más sostener las lapiceras y los lápices debido al uso excesivo de la tecnología, advierten los médicos pediatras más experimentados. Sostienen que el uso excesivo de los teléfonos y las tabletas con pantalla al tacto les impide a los niños desarrollar los músculos de los dedos, lo suficiente como para permitirles sostener un lápiz correctamente.

“Los niños no ingresan a la escuela con la fuerza y destreza que tenían hace 10 años”, dijo Sally Payne, terapista ocupacional pediátrica principal en el NHS Trust de la fundación Heart of England. “Ahora, cuando a los niños que ingresan a la escuela se les entrega un lápiz, cada vez menos pueden sostenerlo, porque no tienen las habilidades de movimiento fundamentales.

“Para poder tomar un lápiz y moverlo, es necesario un control fuerte de la musculatura fina de los dedos”, agregó. “Los niños necesitan muchas oportunidades para desarrollar esas habilidades”.

Payne afirmó que la naturaleza del juego ha cambiado. “Es mas fácil darle a un niño un iPad, que incentivarlo a realizar juegos que formen musculatura como construir bloques, cortar y pegar, o tirar de juguetes y sogas. A causa de esto, no desarrollan las habilidades subyacentes de base que necesitan para agarrar y sostener un lápiz”.

Mellissa Prunty, terapista ocupacional pediátrica que se especializa en dificultades de la escritura manuscrita en los niños, también está preocupada de que haya cada vez más niños que puedan estar desarrollando la escritura manuscrita tarde, debido al uso excesivo de la tecnología.

“Un problema es que la escritura manuscrita es muy individual en la manera en que se desarrolla en cada niño”, afirmó Prunty, vicepresidente de la Asociación Nacional de Escritura Manuscrita, quien también dirige una clínica de investigación en la Universidad Brunel de Londres que investiga habilidades clave en la infancia, incluyendo la escritura manuscrita.

Te puede interesar