CASO NAHIR GALARZA: FERNANDO PASTORIZZO LE CONTÓ A SU AMIGOS LOS ATAQUES DE SU EXNOVIA

Nacionales 11 de enero de 2018 Por
"Me empezó a dar la cabeza contra la pared", decía uno de los mensajes. Fue cuatro días antes de ser asesinado.
0022457131

Mientras que los abogados de Nahir Galarza, la joven detenida por el crimen de su exnovio en Gualeguaychú, apuestan a demostrar la emoción violenta ante la supuesta violencia de género que sufría su clienta para aliviar su situación, trascendieron audios y mensajes enviados por la víctima el fin de semana de Navidad que ponen en jaque la estrategia de la defensa.

Uno de los amigos de Fernando Pastorizzo declaró ante el fiscal que cuando se despertó el lunes 25 de diciembre tenía un mensaje suyo en un grupo de WhatsApp en el que les decía "que lo habían metido en una casa y que le habían pegado”. Llorando, en el audio que ya fue sumado al expediente, según publica el diario El Día de Gualeguaychú, acusa por esa agresión a Nahir y a una amiga de ella, Sol.

“Lo habían amenazado que no dijera nada porque si no iban a decir que él le pegaba a ella”, agregó el chico, Agustín Ladner, según indicó el diario El Día. Otro amigo de Fernando declaró que ese mismo lunes por la tarde fue a visitar a su amigo. “Nos sentamos en el patio a hablar de cómo estaba y quién le había pegado; y ahí me contó con detalles que había sido Nahir con Sol Martínez; que según él Sol lo agarró del cuello y le pegó una piña en la cara y Nahir lo agarró de la cabeza y le pegó contra la pared; y ahí es cuando perdió el conocimiento un toque”.

Los detalles aportados por los adolescentes quedaron registrados en el celular de la víctima y reflejan el miedo que tenía Fernando los días previos a que fuera asesinado. Un temor que no solo sentía hacia su exnovia sino también al padre de la chica, Marcelo Galarza.

“Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir de todo, mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no”.

Cuatro días después, Fernando apareció muerto con dos tiros, uno en la espalda y otro en el pecho. Nahir se entregó horas después en la comisaría y confesó haber sido la autora de los disparos, con el arma reglamentaria de su padre. Está detenida desde entonces, con prisión preventiva.

Te puede interesar