ALLANAN PROPIEDADES DE MILAGRO SALA Y FAMILIARES

Nacionales 04 de enero de 2018 Por
Serían 21 allanamientos simultáneos en distintos puntos de San Salvador de Jujuy, entre los que se encuentra el domicilio de calle Gordaliza, en el barrio Cuyaya, que pertenece a la dirigente, una vivienda en el barrio de la Tupac, y un depósito de un familiar de Raúl Noro.
index_3101

Un procedimiento de gran envergadura se desplegó este jueves 4 de enero en propiedades vinculadas a la líder de la organización barrial Tupac Amaru.

La casa ubicada en la calle Gordaliza N°1711 del barrio Cuyaya, propiedad de Milagro Sala y residencia real hasta antes de ser detenida, fue una de las intervenidas por fuerzas policiales a pedido de la justicia.

Un galpón ubicado en calle El Rastreador, del barrio Almirante Brown, que pertenecería a un familiar político de la dirigente fue otro de los domicilios que aparece en la línea del operativo.

El propietario sería Guillermo Fiad, cuñado de Raúl Noro, esposo de Sala. Según trascendidos, Fiad es propietario de empresas que proveyeron servicios al estado provincial durante la gestión de Eduardo Fellner, época de poderío político de la dirigente kirchnerista.

Además, se conoció que una vivienda del barrio de la Tupac Amaru, conocido popularmente como “el cantri”, también está siendo requisada por los efectivos de la fuerza provincial.

Hay hermetismo respecto de la causa que promovió el procedimiento. Fuentes judiciales a última hora del miércoles aseguraban que podía haber novedades en el marco de la investigación por lavado de activos que se sigue en contra de la dirigente y las personas involucradas en la megacausa que investiga el robo sistemático de dinero que debía destinarse a la construcción de viviendas.

Dicha causa, según explican quienes conocen el expediente, consta de tres etapas: el momento en el que la supuesta asociación ilícita liderada por Milagro Sala y Eduardo Fellner armaron la estructura legal, junto a funcionarios nacionales, para recibir los fondos por parte del gobierno central; el paso posterior, al recibir el dinero público y sacarlo del circuito legal bajo distintos artilugios y estrategias, a fin de manejar efectivo; y la secuencia final, que tendría que ver con reingresar los fondos al sistema, a través de la compra de activos como vehículos de alta gama e inmuebles, perpetrado por los mismos protagonistas o por familiares y allegados.

Ese paso final sería el que dio lugar a los allanamientos que tuvieron lugar en la primera hora de la mañana, en el cuarto día de 2018.

Te puede interesar