Se trata del financista Sergio Ariel Maydana (39), exonerado de la fuerza de seguridad provincial, y de Flavia Rodríguez (32), sospechados por los homicidios de Guillermo Luna (65) y la cosmetóloga Laura Favre (42), quienes el pasado 22 de agosto fueron hallados asesinados a balazos en su camioneta, en una zona descampada de Gorina.

Ambos eran amigos de las víctimas y los investigadores creen que hubo una discusiÐn por una deuda de dinero antes del doble crimen.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la fiscal Leila Aguilar y del Juzgado de Garantías N 5 de La Plata.

Rodríguez y Maydana fueron detenidos al ser allanada una pensiÐn de la calle Neuquén al 1300, en la zona oeste de Bernal.

El procedimiento fue realizado por personal de la DDI de La Plata y de la Jefatura Departamental de Quilmes.

Luna y Favre habían sido encontrados muertos dentro de una camioneta Kia negra, que apareció chocada contra una torre de alumbrado y con las luces prendidas, en la calle 490, entre 136 y 137, una zona de quintas de Gorina.

Las pericias determinaron que el cirujano plástico fue asesinado de dos tiros en el pecho efectuados con una pistola calibre 45, mientras que su esposa recibió tres disparos, de los cuales sólo uno de calibre 9 milímetros logró ingresar por el cuello y causarle la muerte.

La mujer estaba sentada en el asiento del acompañante y el hombre en la parte trasera de la camioneta en una posición un tanto extraña, recostado sobre el asiento trasero y con las piernas hacia atrás.

Dentro de la camioneta había dinero, documentación personal, tarjetas de crédito y la mujer tenía puesta una pulsera de oro, por lo que se descartó un robo.

En 1989, el médico había estado involucrado en un caso de ‘mala praxis‘, que no prosperó, por familiares de una mujer identificada como Estela Maris López, quien falleció luego de practicarse tres intervenciones quirúrgicas de implante de siliconas para aumentarse los glúteos.

A principio de 2001 se lo vinculó al caso conocido como ‘Lolagate‘, donde más de cien empleadas de distintos ministerios bonaerenses, entre ellas policías, se realizaron implantes de siliconas en los pechos que luego se facturaban a la obra social del IOMA como operaciones de várices o hernias umbilicales, entre otras.

El cirujano, en el caso de la adulteración de historias clínicas, fue investigado y detenido por los fiscales platenses Esteban Lombardo y Carlos Agüero.

El 11 de mayo de 2001, el juez de Garantías N 3 de La Plata, Néstor de Aspro, lo benefició con una excarcelación extraordinaria tras el pago de una fianza de 50 mil pesos.

El médico y la cosmetóloga llevaban 20 aÐos viviendo en pareja y tenían una hija de 16.