"No se puede mezclar una cuestión sanitaria con lo cultural"

Locales 04 de noviembre de 2016 Por
Expresó el delegado de UPCN, Adrián Fernández durante la manifestación de los trabajadores de la Palúdica que se oponen a que el edificio de salud se convierta en un Museo.
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Trabajadores de la Palúdica Salta se oponen rotundamente a que el antiguo edificio de calle Güemes pase a manos del Municipio y que se convierta en el Museo Nacional de Folclore. Para visibilizar su rechazo al proyecto del Frente Renovador que obtuvo media sanción en Diputados y contarle a la sociedad las actividades que se realizan en el lugar, salieron a manifestarse con bombos, banderas y cánticos.

La movilización estuvo encabezada por la regional de UPCN, que nuclea a todos los empleados de los organismos nacionales que trabajan en la provincia, ya que el edificio donde funciona la Palúdica depende del Ministerio de Salud de la Nación. “Nos oponemos en la totalidad del proyecto de ley que aprobaron los diputados porque se desvirtúa el espíritu de la donación que hizo Luis Güemes en 1924 para que funciones como una delegación sanitaria, que es una finalidad que se está cumpliendo”, explicó el delegado de UPCN, Adrián Fernández, quien además cuestionó la “desprolijidad, celeridad y la falta de información con que se ha tratado el tema”.

El referente gremial contó que en el edificio trabajan distintos sectores de la Salud, entre ellos la Coordinación Nacional de Control de Vectores, a cargo de Marcos Zaidenberg, también el laboratorio general de Senasa. “Quieren hacer un salón de eventos cuando aquí se realiza una actividad sanitaria que no podemos mezclar con lo cultural”, agregó Fernández.

Trascendió que, una vez que obtenga media sanción en el Senado, el lugar considerado Patrimonio Histórico de la provincia se convertirá en el Museo Nacional de Folclore que, según las palabras de la subsecretaria de Cultura de la Municipalidad Agustina Gallo, “será un espacio dinámico”. Sin embargo, no se sabe nada más especialmente qué pasará con los empleados que trabajan en la sede de la Palúdica y donde trasladarán las dependencias que funcionan allí. Al respecto, Rodríguez garantizó que “no se está hablando de un achicamiento de la planta de trabajadores”.

Por su parte, el director de la Coordinación Nacional de Control de Vectores, Marcos Zaidenberg, que funciona en Palúdica, contó que de los 120 empleados en las áreas técnica y administrativa del organismo, 35 trabajan en la Güemes. “Hace décadas trabajamos en el control de vectores de dengue, chagas, paludismo y otras plagas”, dijo a La Gaceta. “Yo reconozco que el edificio está deteriorado pero presentamos un proyecto para su reforma que la burocracia durmió”, finalizó.

Te puede interesar