EL KIRCHNERISMO Y CAMBIEMOS PERDIERON LA ELECCIONES EN CHUBUT Y RIÓ NEGRO

Nacionales 08 de abril de 2019 Por
Cristina y Macri no hacen pie en las provincias, donde se consolidan los oficialismos. Cambiemos ni siquiera consolida la imagen presidencial.

Las elecciones de las provincias realizadas hasta ahora confirman que el país ya no tiene mayorías dominantes y ese fenómeno facilita la reelección de los oficialismos locales.

 Ni Mauricio Macri ni Cristina Kirchner lograron trasladar a sus candidatos se peso político nacional y quedaron lejísimos de festejar algún triunfo. "No hay mayorías dominantes en Argentina y las figuras no son lo mismo que sus fotos. Cristina es una cosa, pero su presencia en Neuquén con Ramón Rioseco no es exactamente lo mismo", sostuvo ante LPO el consultor Ricardo Rouvier, que relativizó el golpe a la ex presidenta por sus derrotas provinciales en lo que va del año electoral.

 "Cristina anunciando su candidatura presidencial tiene un peso en sí mismo, sobre todo en la provincia de Buenos Aires", agregó. Lo cierto es que su candidato en Chubut, Carlos Linares, fue el menos votado en las primarias y hasta cayó en la interna peronista frente a Gustavo Mac Karthy.

En Río Negro, el peronista Martín Soria, cercano al kirchnerismo, parecía posicionarse como ganador cuando la justicia le impidió participar de la interna al gobernador Alberto Weretilneck. Arabela Carreras, su reemplazante, lo doblegó y reafirmó la fortaleza de líderes locales sin referentes nacionales.

Los consultores coinciden en que las elecciones de Neuquén, Río Negro y Chubut consolida a los oficialismos locales y confirma que no hay mayorías dominantes en el país. 

Cristina evitó una foto con Soria para eludir el riesgo del papelón de Neuquén, donde se mostró con Rioseco y su compañero de fórmula, el kirchnerista Darío Martínez y hasta grabó un video de apoyo y pidió votarlos. A los pocos días perdieron por paliza con Omar Gutiérrez, el gobernador del Movimiento Popular Neuquino (MPN).

Mauricio Macri estuvo todavía más lejos de hacer pie en los comicios locales, con candidatos vapuleados en Neuquén, Río Negro y en las primarias de Chubut. Pero sin embargo, tuvo la habilidad sobre el final de apostar al "voto útil" antikirchnerista y apoyar de manera bastante visible la reelección del neuquino Gutiérrez y a Weretilneck primero y tras el fallo de la Corte, a su candidata.

"Los oficialismos provinciales se han aprovechado de la debilidad que tiene la marca Cambiemos en el terreno provincial, mientras que el kirchnerismo, allí donde tiene candidatos propios como Soria en Río Negro, obtiene un segundo lugar alejado de sus pretensiones de triunfo", evaluó Pablo Romá, de la consultora Circuitos, en diálogo con LPO. 

"Estos procesos electorales dejan abiertos al menos dos interrogantes. El primero, refiere a cómo las fuerzas nacionales van a crecer electoralmente en estás provincias; y el segundo, cuál será el comportamientos de los electores de los partidos provinciales en la elección nacional. En este sentido, aun resta esta batalla, encauzar el voto de los partidos provinciales en la contienda decisiva", agregó Romá. 

En la Rosada subrayan que los candidatos de Cambiemos que buscaron despegarse de Macri, como Pechi Quirona en Neuquén o Menna en Chubut, terminaron sacando hasta veinte puntos menos que la imagen positiva del Presidente en sus provincias.

Fuentes del Gobierno consultados por LPO que los candidatos de Cambiemos en las provincias intentaron despegarse de la imagen de Macri y les fue peor. "Ni siquiera consiguen retener la imagen positiva que el presidente tiene en cada provincia", destacaron. Recordaron, además, que ni en 2011 Cristina se hizo sentir en las elecciones provinciales, previas a su su triunfo nacional con el 54%.

Hay cifras para avalar esa hipótesis: en Neuquén, el radical Horacio "Pechi" Quiroga se distanció de Cambiemos, armó otro frente y quedó lejos de los 35 puntos de aceptación que tiene Macri.

Peor le fue a la también radical Lorena Matzen en Río Negro, donde no superó el 5%, o sea, mucho voto macrista migró a Carreras. Lo mismo le sucedió a su correligionario Gustavo Mena, compañero de banca en Diputados, quien llegó a hablar mal de Macri y lo duplicó en votos el gobernador Mariano Arcioni, aun cuando Chubut estuvo al borde del default.

Te puede interesar