CLAUSURARON UN BOLICHE DONDE MENORES ESTABAN FESTEJANDO SU UPD

Sociedad 06 de marzo de 2019 Por
La polémica moda de festejar el Último Primer Día de clases de aquellos que se egresan del secundario llegó a nuestra ciudad y parece instalarse de manera más fuerte año a año. Dicha celebración despierta preocupación en padres y directivos escolares por el estado en que los jóvenes recurren al establecimiento luego de haber estado en vela toda la noche. En esta oportunidad se clausuró un boliche que brindaba una fiesta bajo este lema, había más de 80 menores y venta de bebidas alcohólicas.
upd

Remeras pintadas, disfraces, cotillón, maquillaje artístico y pirotecnia son algunos de los protagonistas en este día denominado "UPD". Las modalidades pueden ser muy variadas. Al igual que en las fiestas de fin de año de egresados, algunos prefieren alquilar un bus "de fiesta". Otros, reservan quintas o boliches, o bien utilizan alguna propiedad espaciosa de los padres de algún alumno para organizar la juntada.
La idea es que en la fiesta sea todo excesivo y haya mística carnavalesca: comida abundante, bebidas alcohólicas, color, espuma, cotillón y alguna cuota de "descontrol".

Alertados por la realización de distintas fiestas para despedir las vacaciones, inspectores de la Subsecretaría de Control Comercial efectuaron varios operativos. Es así que durante esta madrugada se clausuró un boliche, ubicado a los pies del cerro San Bernardo, debido a la presencia de 80 menores de edad y la venta de alcohol.

De acuerdo a lo informado por el subsecretario de Control Comercial, Nicolás Avellaneda, los controles se efectuaron en distintos locales de la ciudad ya que desde su área tenían conocimiento de la realización de fiestas bajo la consigna UPD (Último Primer Día) a la que asistirían estudiantes de establecimientos secundarios la noche anterior al inicio de clases.

“Los inspectores pudieron constatar la presencia de 80 menores de edad y la venta de bebidas alcohólicas por lo que inmediatamente se dio intervención a la Policía de la Provincia y se procedió a clausurar el lugar”, precisó Avellaneda.

Los menores quedaron al resguardo de la Policía, que fue la encargada de llamar a los padres para que se presentaran a retirar a sus hijos.

Cabe destacar que la Subsecretaría de Control Comercial viene realizando un importante seguimiento a través de redes sociales para detectar la realización de fiestas clandestinas.

En este caso puntual, el local se encontraba con la habilitación correspondiente para la presencia de adultos y, al haber menores, la fiesta se convierte en clandestina. 

Te puede interesar